¿Cómo enfriar una botella de vino? - Blog Bodegas Masaveu

¿Quién no se ha preguntado alguna vez cómo enfriar una botella de vino de forma rápida? A todos nos gusta tener todo bien preparado, sobre todo cuando somos los anfitriones, pero a veces las cosas surgen de la manera más inesperada y hay que improvisar.

En este post te daremos algunos trucos que pueden servirte a la hora de enfriar un vino, ya que si los vinos no se consumen a la temperatura adecuada (entre los 7ºC. de los vinos blancos y los 15ºC. de los vinos tintos pasando por los 10º en los rosados) los aromas y sabores de los mismos pueden verse afectados y no lucir con todo su esplendor cambiando considerablemente la experiencia de consumo.

Con los vinos tintos hay menos problemas ya que necesitan menos frío y si notamos la botella algo caliente con meterla en el frigorífico un poco antes se atempera adecuadamente. Por eso nos centraremos, en este post, en los vinos que necesitan una temperatura menor: los vinos blancos, como este albariño Fillaboa, y los vinos rosados, como estos navarros de la bodega Pagos de Araiz.

Lo más importante a la hora de enfriar un vino es intentar impedir que sufra un cambio brusco de temperatura, por eso hay que evitar, en la medida de lo posible, meterlo en el congelador o echar hielos en la copa, que suele ser la primera idea que se nos viene a la cabeza para enfriarlo lo más rápido posible. Tenemos que tener en cuenta que, aunque haga calor y estemos sufriendo altas temperaturas, el vino refresca, pero no es un refresco.

La opción ideal para enfriar vinos blancos y rosados es meter la botella en el frigorífico el día de antes o, si no se pudiera, al menos una hora antes. Pero no siempre somos tan previsores o las cosas no surgen como planificamos o, incluso, surgen planes improvisados que mejoran aún más con un vino fresquito. Si conseguimos esto, lo mejor es mantenerlo frío, una vez abierto y fuera del frigorífico, con una manga o camisa enfriadora.

La manera más rápida y eficaz de enfriar cualquier vino es meterlo en una cubitera con agua fría, hielos y sal. Sí, sal, un truco que no mucha gente conoce y que permite enfriar el vino aún más rápidamente. A partir de los 15 minutos aproximadamente empezará a estar listo para consumir en el caso de que sumerjamos bien la botella de vino, recuerda que para eso el vino debe estar bien cerrado.

Si estamos a la desesperada y queremos meterlo en el congelador lo mejor es envolver la botella con un papel de periódico o de cocina mojado unos 15 minutos, que es otro truco. También hay quien prefiere tener en la nevera copas de vino o incluso uvas congeladas para echar al vino. En cualquier caso, ambas opciones son mejores que poner hielo en la copa de vino ya que el hielo al derretirse aguará el vino y perderá aromas, sabores y propiedades, una pena en el caso de los vinos buenos que tanto nos gustan tal y como están.

En definitiva, para disfrutar bien de una buena botella de vino es importante servirlo a una temperatura adecuada y para ello será necesario conservarlo a una temperatura correcta, para saber a qué temperatura se encuentra el vino hay termómetros específicos, pero eso lo veremos en otro post más adelante.

¡Esperamos haberos ayudado en las claves para enfriar rápido una botella de vino y disfrutarla como se merece!

¡Feliz Verano y Felices Vinos!

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre